ARTICULOSENTREVISTAS

Los nuevos aires de la Charanga Latina

inter-charanga-latina-proyecto-lucas

Más de veinticinco años tiene la Charanga Latina. Enrique Álvarez, su director –y uno de los violinistas más grandes de Cuba– impulsó un repertorio que oscila entre el son, el bolero, el cha cha chá, el mambo, la cumbia, el merengue y la salsa. Y fue tal su brillo, que la agrupación no deja de ser una de las más populares estrellas de Cuba. Sin embargo, la orquesta trae un aire más fresco a la Charanga, que entra por la puerta de Lázaro Álvarez, el hijo de Enrique.

Este concepto se basa, como expone Lázaro, en defender la música popular bailable, e incorporar sonoridades más abarcadora y modernas para públicos; y por qué no, la estética.

En declaraciones exclusivas para la Revista Lucas, este percusionista, compositor e intérprete, nos comenta sobre la agrupación, al tiempo que revela sus impresiones sobre la trayectoria y evolución de la orquesta.

¿Explícame este nuevo concepto de la orquesta que defiende la generación que encabezas?

Pues se encamina hacia la experimentación con la imagen, el movimiento estético, las coreografías. En este sentido, hemos logrado incorporar a los jóvenes con este concepto. Hemos abarcado con esta nueva generación muchos caminos sujetos a opiniones de especialistas, y a juicios de personas que ya conocen el trabajo de la Charanga Latina, estrategias que nos han servido para atrapar y sumar ese público joven que tanto necesitábamos, un bailador más diverso.

¿Cuál fue tu experiencia y el propósito de la presentación del audiovisual La súper explosiva Charanga Latina?

El DVD fue filmado en el teatro Carlos Marx en un concierto en homenaje de los 45 años de vida artística de Enrique Álvarez y los veinticinco años de la orquesta. Demuestra lo que hacemos en vivo, lo que muchas personas no tienen la oportunidad de ver, ya sea porque no llegan a los lugares donde viven o porque en ocasiones se presentan en centros nocturnos.

Fue dirigido por José Manuel García bajo el sello discográfico EGREM. Con la conducción de Edith Masola, y el apoyo escenográfico de PMM, participaron Haila María Mompié, Alain Daniel, el humorista Robertico y mis hermanas Lissy y Lisbeth. Es un DVD que abarca parte importante del repertorio de la Charanga Latina.

Háblame de los proyectos discográficos y audiovisuales que han estado en la lista de éxito de Lucas.

Tenemos con la EGREM un nuevo CD con el que defendemos la misma estética de la música popular bailable, titulado Pa que se acabe el comentario. Es un material que cuenta con varios temas que por fortuna han estado en el Lucasnómetro como Esto se baila así y Si te vas con él, este último sencillo junto a Ángeles, ha sido muy popular.

Además de estas canciones, otras como Por tu amor, canción de la autoría de mi padre y Yo tengo La Habana, un tema dedicado a los 500 años de La Habana, ya cuentan con video clip. En el caso de Yo tengo La Habana fue el video más reciente que presentamos en Lucas, estuvo en la lista de éxitos del programa durante varias semanas, bajo la dirección de Alain Brito y Jay Serrano.

¿Cuánto te influye el legado de más de cuatro décadas de tu padre Enrique Álvarez?

Totalmente. Enrique Álvarez representa parte importante de la música cubana. Es un gran violinista, respetado tanto en Cuba como en el mundo. Todo parte de él. Él fue quien me formó, encaminó, quien me dio la posibilidad de guiar a su banda, y ocupar parte importante en la dirección.

¿Qué ha surgido de la unión entre dos generaciones distintas?

Aquí hay algo que es fundamental: la disposición de mi padre. La orquesta ha sido dirigida por una persona que tiene vasta experiencia en la música. Creo que lo más significativo en este aspecto es la confianza que tiene Enrique en nosotros, los músicos más jóvenes. Siempre hacemos las cosas y le presentamos el trabajo final. Él aporta lo que cree, sin embargo nos da toda la confianza para desarrollarnos. Eso es primordial, porque son dos percepciones totalmente diferentes y que esa persona confíe y crea en ti te deja un camino abierto para experimentar y hacer las cosas que hemos hecho hasta el momento.

¿Cómo asumes el reto de preservar y renovar el repertorio sin que se pierda aquello que tu padre dejó como legado?

Hay algo que es un privilegio para nosotros. La música que uno hace queda para toda la historia. Hemos tenido la oportunidad de realizar varias giras en el extranjero y ahí es cuando tienes que sacar carta y recurrir a varios materiales discográficos de estos que son más de quince. Entonces se une lo nuevo con lo antiguo, pues en esos países son fanáticos a la música autóctona, sin tantas complicaciones.

La Charanga Latina ha tenido la oportunidad de grabar con Chucho Valdés, Omara Portuondo, Mayito Rivera, Papo Lucca y otros muchos grandes. Eso me ha servido mucho, es un aval para mi vida. Es muy complicado porque te pone a un nivel del que no puedes bajar. Entonces la música tienes que manifestarla con mucho cuidado. Si tengo que hacer un tema urbano lo hago, pero cuidando las letras, la calidad musical.

Para algunos la Charanga Latina imita a la Charanga Habanera de David Calzado ¿Qué opinas de esto?

David Calzado estudió con mi padre. Formaron parte de una generación que creció viviendo experiencias maravillosas con la música. Cuando David Calzado crea su agrupación tuvo la genialidad de utilizar recursos de grupos americanos, de unir la imagen con la música. Yo nazco en el año 1991. Crecí escuchando los Van Van, Enrique Álvarez, Adalberto Álvarez, David Calzado. Luego llega el momento de crear y hacer mi historia. Muchas veces la comparación viene porque en 1992 mi padre le puso a la agrupación Charanga Latina.

Tanto David como Enrique defendían el género charanga, aunque ninguno de los dos grupos lo tenemos ya. He pensado en ocasiones que las comparaciones se deben al nombre en común de ambos grupos. La Charanga Latina se ha colocado en los primeros lugares de la popularidad de Cuba y nos ha traído muchos seguidores. Defendemos un estilo que une la imagen con la música, cosa que él hizo cuando inició su banda, sin embargo, hacemos cosas diferentes, la parte musical varía.

¿Qué importancia tiene para ti romper esquemas en la música sin perder la identidad?

Creo que es muy importante la capacidad de romper esquemas, cuidar la calidad, la música, respetar ciertos patrones. Cuando rompes esquemas estás innovando. Por mi juventud, mi trabajo y lo que defendemos, tratamos de manera cuidadosa de alternar, cambiar. Sin caer en chabacanería, ni asumir actitudes negativas, buscamos innovar en la música popular bailable.

Estamos preparando otro material discográfico muy ambicioso, con invitados de la talla de Gente de Zona y otras sorpresas.  Estamos estrenando cantante nuevo: Lachy Fortuna y preparamos un nuevo video clip que va a ser interpretado por él. En noviembre haremos un gran concierto con invitados estelares en el Carlos Marx, para suerte nuestra porque es el teatro, como dicen, de los grandes acontecimientos.

#Charanga Latina

#Enrique Alvarez y la Charanga

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 3 =

61 − 55 =