ARTICULOSENTREVISTAS

Charles Cabrera y el engranaje artístico del video clip

Con quince años de carrera y un amplio recorrido de exploración audiovisual, Charles Cabrera ha creado su propio sello junto a su un equipo de especialistas. Su debut en 2013 con Que suenen los tambores, de Laritza Bacallao lo coronó desde entonces en la popularidad del programa del video clip cubano.

A partir de ahí, los videos que ha dirigido han sacudido listas de éxitos y nominaciones todos los años. Su experiencia y búsqueda constante del concepto artístico, hacen de sus producciones exquisitas muestras fotográficas llenas de contenido. Charles Cabrera escribe también todas las historias de sus clips.

Uno de los trabajos más recientes correspondientes es Boomerang con Shorty, Diván y Ky-Many Marley, bajo la producción de la Oficina Secreta. Shorty es un Dj italiano reconocido en Europa. La coreografía estuvo a cargo de Henry Gual y la fotografía de Ronin Novoa. Todo bajo la dirección de Charles.

¿Qué consideras más difícil a la hora de producir un video clip?

“Definitivamente lograr el consenso con el artista o con la entidad que contrata, ya sea alguna disquera o distribuidora. Lo complejo es llegar a un acuerdo con el presupuesto. En Cuba se torna difícil el trabajo de tantos especialistas de videos y los salarios. Cuando sumas a estos salarios, el transporte y la logística, siempre tratamos de hacerlo, pero trabajamos pensando en un presupuesto. Acomodarse a eso no es fácil.

“Otra parte compleja es el asunto de los permisos. Hay que pasar por una serie de mecanismos que demoran y el video clip es rápido. No es tan planificado como un documental o una obra de ficción cualquiera donde puedes hacer un cronograma. En el caso del video clip, el artista hace su tema y cuando siente que es un hit quiere de inmediato hacerle el clip, y a partir de ese momento comenzar a distribuirlo.

“Es muy rápido un clip. La preparación se realiza entre una semana y quince días. Este momento previo consiste en buscar locaciones, hacer castings, confeccionar vestuario y acotejar la ambientación”.

¿Y en cuanto al desarrollo creativo, el momento en que ya están rodando? ¿Cuál es la parte más complicada?

“Para mí es la puesta en escena. Debes engranar una serie de factores y de personas y que todas funcionen como una. Están siempre los especialistas, y cada cual debe hacer bien su trabajo, ya sea coreografía, vestuario, arte, fotografía…Todo eso debe estar bien engranado para poder dirigir y que todo fluya. Es complejo pues tienes que concentrarte en que todos estos elementos funcionen”.

¿Qué ha significado para ti estos seis años consecutivos con nominaciones en la categoría “Video más popular” en el proyecto Lucas?

“Todos mis clips han estado en Lucas. He tenido la dicha de que el programa haya publicado todos mis videos y de ser nominado varias veces con las producciones. Gané un primer premio con el video de Laritza Bacallao Que suenen los tambores. A partir de ahí fueron seis años coincidiendo en esa categoría y creo que es un mérito importante”.

“Después del video Que suenen los tambores, el año pasado hice otra realización con Laritza Bacallao, ella es una gran amiga y artista. Filmamos en la calle con una multitud de personas y estuvo nominado también. Fue como un recuerdo de Que suenen los tambores y un nuevo encuentro. Me alegró muchísimo tener esa nominación, creo q ese fue mi premio. Es ya un logro estar dentro de los diez videos más populares entre cientos de clips que se presentan anualmente”.

Háblame del clip La vida sigue con Wil Campa.

“Fue un video producido por la Egrem muy colorido y bailable. Wil Campa es uno de los exponentes de Cuba con gran dominio de la musica bailable. Lo grabamos en la base de pesca de Cojímar. Era un clip muy entretenido, de verano. Narra la historia de una chica en un barrio humilde de la que él está enamorado. Entonces comienza a hacer cosas indicadas por su madrina con el objetivo de que ella se enamore, pero paralelo a esto y sin que él lo sepa, ella también va a la misma madrina para que él continúe conquistándola”.

¿Puede haber un montaje en específico para cada género o artista? ¿Cuáles son los que más empleas?

“Todo eso depende de la canción y de la historia que se me ocurra. No tengo una plantilla, ni una fórmula ni nada definido. Puede un clip requerir una coreografía, quizás otro no. Uno podría contar  con una dirección de arte grande, sin embargo, otras veces no, podría ser más sencillo. Depende de lo que quiero busco los especialistas”.

¿Y sobre la producción de A que te saco de mí, donde retomas el dueto de Leoni y Diván?

“En el año 2016, tras la realización de Me equivoqué, con Leoni Torres y Diván, el video inmediatamente obtuvo una nominación. En este año el protagonismo de A que te saco de mí, va más allá de Leoni y Diván. Lo tiene la coreografía, la fotografía y el arte. La filmación fue en estudio, la coreografía estuvo a cargo de Henry Gual, la fotografía de Ronin Novoa (Chino), y el arte de Maybe Delgado. Se tomó el body painting como técnica para dar una nueva cara a la estética de la musica urbana”.

Existe una tendencia a repetir la misma fórmula de concepto a la hora de realizar vídeos clips que parecieran seguir un único formato ¿Cómo saltas estos caminos trillados?

“A los videos de música popular, y en este caso de la música urbana, trato de ponerles el arte en algún lugar. No me caracterizo por tener una estética trillada pues intento cambiar un poco. A veces el artista quiere mantener la imagen justa de la música urbana por lo que es más complicado. Claro, todo depende de la formación que tenga el artista. Diván y Leoni son muy preocupados por su trabajo. Los dos han hecho música urbana, aun así el contenido de las canciones son maravillosas, para nada chabacanas. Han cuidado mucho su imagen. Cooperan y confían.

“Me gusta que la estética de mis vídeos tenga de alguna manera un acercamiento al cine. Trato de usar la menor cantidad de efectos visuales, y antes que todo me enfoco en contar una historia. Cuando tienes una trama destacas un nivel de histrionismo en los actores, pues hay una puesta en escena y un desarrollo que va más allá de un carro, una muchacha y un baile, que es lo que normalmente se usa en ese tipo de clips”.

Como director ¿prefieres un género específico para tu trabajo? ¿A qué ritmos te afianzas más?

“Aunque he trabajado mucha música urbana no soy un realizador de música urbana, soy un realizador. Justamente el tema de Luigi, el artista italiano, es un tema de rock and roll. Nos enfocaremos en un trabajo muy lindo y artístico con un derroche de arte, baile, y concepto por ser un video muy conceptual”.

¿Qué opinas del impacto que ha tenido en la opinión pública los videos que se apegan más a los estándares de la Industria?

“Gracias a Lucas se ha notado un desarrollo largo del video clip en Cuba. En estos momentos hay una alta factura. Ejemplo de ello son aquellos artistas internacionales de alto nivel que han trabajado en Cuba. Pienso que ese es un logro primordial. Por otro lado a veces siento que hay una subestimación de los clips netamente comerciales. Los clips de este tipo también existen pues al final le gustan a las personas. Hay una estética determinada y un tipo de música que exige un alto contenido artístico. Por otro lado, existen clios en los que el arte está en la buena puesta en escena, en la excelente fotografía, sin dejar de ser sencillo. Sobre todo las nuevas generaciones que tienen otras ideas y otra mentalidad yo siento que se subestima un poco.

“Lucas es un festival que ampara a la mayoría de los realizadores cubanos de buena gana y Fe, y está bien bien pues esta competencia pues te obliga a trabajar más y a desarrollarte.

“Sabemos que la televisión cubana también tiene sus cánones que son difíciles. Estos se manejan, pero dicha complejidad limita un poco a la creatividad. Lucas está en un horario conveniente para cualquier edad y para toda la familia. Tiene que haber un rigor. Estoy totalmente de acuerdo en que exista un filtro de calidad, sin embargo un tanto más flexible pues es a veces injusto”.

Dentro de la selección de los cinco temas finalistas del concurso Adolfo Guzmán, Charles Cabrera estuvo entre los cinco realizadores escogidos por RTV Comercial para la grabación de los clips. Junto a él José Rojas, Joseph Ros, Yeandro Tamayo y Manuel Ortega asumirán la producción de los temas. Como en el festival es el género Canción el que prevalece, le brinda la oportunidad a este realizador de mostrar otra parte de su ingenio y preparación para hacer de los clips plataformas para el consumo del arte.

Para los Lucas del 2020, Charles Cabrera presentará los videos en los que ha estado trabajando durante este año. Todos estos clips se encuentran a poco tiempo de su lanzamiento. Se trata de artistas internacionales con los que ha colaborado como Mark Vita y Hareld Leyra de México; Jenn All de España y Luigi, de Italia. Todos listos para ser disfrutados pronto en Los Lucas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 4 =

61 − 60 =