ARTICULOSENTREVISTAS

Blanca Rosa y el arte como expresión

Blanca Rosa Blanco

Blanca Rosa Blanco es una mujer extremadamente talentosa y bella. Tiene a su público acostumbrado a excelentes propuestas histriónicas, pero recientemente también ha sorprendido con la realización audiovisual.

Su primer largometraje como directora, El regreso, dio paso a pensar en un camino detrás del lente. Para una mujer osada y llena de curiosidades hacer un video clip para la banda sonora de la película no era un imposible. Meticulosamente escogió a la interprete, reunió a un equipo, y luces, cámara, acción… llego el videoclip del tema Siempre estuvo en mí.

El regreso marcó su carrera audiovisual como realizadora. Cómo logró prepararse de un reto como este para la realización de un clip, teniendo en cuenta que son distintos lenguajes.

Del mismo modo que son diferentes los lenguajes del teatro, de la televisión y del cine, lo es el clip. Lo importante para mí es lo que quieras comunicar, utilizando cada uno con sus ventajas y sus limitaciones.

Tienes una película y quieres que se acerquen más a su historia, por lo tanto, usas este lenguaje para venderla como mismo se venden los fonogramas a través del audiovisual de corta duración. Este es un concepto que ha trascendido de lo comercial a lo cultural, pero no deja de ser un género para promocionar intérpretes, fonogramas y audiovisuales. En Cuba es bastante poco explotado, a mi criterio. Me hubiera gustado tener toda la banda sonora de la película y los temas junto al largometraje ¡Para la próxima!

¿Cuáles fueron los criterios para seleccionar al equipo del clip Siempre estuvo en mí?

Es el mismo equipo de la película, y estábamos motivados por las mismas razones. El director de fotografía es Alexander González, la música es de David Blanco, la edición de mi hermano Adrián y yo, que soy una atrevida que suele correr riesgos. Esta fue una producción de Colibrí y con el apoyo del Instituto Cubano de la Música.

En cuanto a la dramaturgia, utilizó el blanco y negro y a la solista en primer plano. ¿Cuáles eran su objetivo con esta estética?

Teníamos claro que usaríamos secuencias del film como referencia; no es un tema aislado, todo lo contrario. Queríamos que siempre que se escuchara se recordara esa relación con la película. Era mi deseo tener a una intérprete sensible, lo menos conocida posible, con recursos expresivos, que respirara emoción en el plano. Esa sensación de soledad en el contraste se hizo posible.

Era lo que quería: buscar los límites, si es que existen, en la emoción de la cantante. Algo que no es común en una sola persona luchando sola con sus herramientas. Para eso no utilizamos ningún recurso: es ella y la canción, es Ana y la historia. David Blanco aparece también y esta del mismo modo atrapado en esa emoción.

En cuanto al uso de los colores, el blanco y el negro para mí denotan la nostalgia, un recurso de cierta sobriedad, sin engaños ni manipulaciones extras.

Generalmente vemos realizadores de clip que dan el salto hacia el cine, en su caso fue al revés. ¿Cómo ve este género en la isla? ¿Le gustaría continuar realizándolo?

No entiendo por qué todo debe tener un orden. Es como tener trillizos –bromea– si de todos modos con un hijo para empezar basta. Yo no tengo experiencia en la realización de videos, a duras penas dos clips forman parte de mi vida; ese no hubiera sido el camino que me llevaría al cine.

Me gusta construir historias con imágenes y el silencio, tanto como la palabra, en su adecuado uso, son muy importantes para mí. Entonces en el clip, las historias vienen de la música. De exigencias en la síntesis y la repetición del plano que se ha convertido en una fórmula que funciona, por eso existe.

En mi caso todo viene por las motivaciones y el reto. Lo que más cerca he tenido

es justamente el cine y la televisión. Del clip solo he sido una seguidora de su crecimiento y respeto a todos los que han logrado una obra a través de él. Me gustaría con más frecuencia experimentar géneros como la música instrumental, el jazz, la sinfónica; pero en el fondo todo eso me lleva al cine de manera inevitable. Tal vez por eso, Ana Ochoa estuvo nominada en Mejor Actuación en los Premios Lucas 2019.

¿Cuáles fueron las expectativas al inicio de hacer este clip y cómo han cambiado tras la nominación a Mejor Canción en los pasados premios?

¡Es inesperado! Siempre es atractivo competir, te mides con esa opinión especializada. Alguna vez fui nominada en Ópera prima, ahora en Canción. Creo que hicimos el clip que merecía este tema hermoso. Estoy muy agradecida por haber tenido esa oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 16 =

− 1 = 4